Memoria del trabajo realizado 2011-2012

Archivo KML

Memoria del proyecto

Anexo. Tabla de resultados de la línea de investigación sobre realidad aumentada.

Materiales escolares utilizando realidad aumentada en el aprendizaje con contenidos históricos 1

Materiales escolares utilizando realidad aumentada en el yrabajo escolar con contenidos históricos

Publicado en TIC en el aula | Deja un comentario

Penetración de las TIC en las aulas de enseñanza secundaria. Un ejemplo en el IES “El Portillo”, de Zaragoza

(c) Ana Bellé Rupérez, Carlos Casaus Pemán, Javier Velilla Gil

Publicado en TIC en el aula | Deja un comentario

El roll del profesor y la búsqueda de información

(c) Antonio Serrano

Publicado en herramientas de búsqueda y aprendizaje | Deja un comentario

Tic: herramientas de aprendizaje y “malos usos”

(C) Carmen Sancho, José María Pardo y Javier Velilla

Publicado en TIC en el aula | Deja un comentario

TIC y estilos de aprendizaje


¿Estilos de aprendizaje?. Pulse para acceder

(c) Francisco Alda

Publicado en herramientas de búsqueda y aprendizaje, Redes sociales y aprendizaje, TIC en el aula | Deja un comentario

Comunicación, información y conocimiento

Elijamos una opción: el mapa de las redes o el caleidoscopio

(c) Javier Velilla Gil

Publicado en Redes sociales y aprendizaje | Deja un comentario

Rol del docente frente a las TIC

En los últimos años la realidad social ha cambiado de una manera clara. La nuevas tecnologías en general, e Internet en particular, han cambiado la forma de acceso a la información.

Si nos centramos en el caso del proceso de enseñanza/aprendizaje, esta nueva forma de acceso a la información ha modificado de forma radical el rol del profesorado. Anteriormente el profesor seleccionaba y secuenciaba la información que llegaba al alumnado, el cual construía su conocimiento atendiendo, sobre todo, a los estímulos facilitados por el profesor, el cual era la puerta al mundo del conocimiento. El alumno, ante cualquier problema, acudía al profesor de manera habitual para solicitar aclaraciones y dudas. Hoy en día, le resulta mucho más rápido acudir a internet.

La facilidad de acceso a la información, que se puede ver como algo positivo para el proceso de aprendizaje, ha separado en parte el proceso de enseñanza del de aprendizaje, ya que en muchas ocasiones, los datos procedentes de las TIC dejan en un segundo lugar la información procedente del docente. Esta nueva realidad, sitúa al alumno frente a una inmensa cantidad de información, que en algunos casos es caótica, e incluso errónea; y de este modo, en muchas ocasiones, el alumno no es capaz de integrarla en sus redes de conocimientos previos.

Frente a esta situación, es preciso que los docentes replanteemos nuestro papel en la construcción del conocimiento. Para ello es preciso que nos centremos en las necesidades de los alumnos, supervisando su búsqueda de información e intentando facilitar la búsqueda de información individual de los alumnos ya que el papel de suministrador de conocimiento ha sido superado por las TIC.

  • El profesor ha de verse como guía y mediador para facilitar la construcción de aprendizajes significativos, activando los conocimientos previos, estableciendo relaciones con las experiencias previas y usando la memorización comprensiva.
  • El docente debe proporcionar oportunidades para poner en práctica los nuevos aprendizajes. Hay que proporcionar al alumnado actividades que permitan plantear y solucionar problemas, buscando, seleccionando y procesando la información necesaria, acercando a los alumnos al método científico.
  • Los contenidos se deben presentar con una estructura coherente, facilitando la integración en la estructura lógica propuesta por el profesor de los datos encontrados por los alumnos.
  • El profesor debe ajustar la ayuda pedagógica a las diferentes necesidades del alumnado y facilitar métodos y recursos variados que permitan dar respuesta a sus diversas motivaciones, intereses y capacidades. Para atender las diversas capacidades no se abandonaran enseñanzas, debiendo adaptar todo lo necesario para lograr alcanzar los conocimientos, las destrezas y los valores que se consideran mínimos. Por ello se debe potenciar la diversidad medodológica  y buscar el equilibrio entre el trabajo personal y el cooperativo.
  • La evaluación es un proceso que el profesor debe llevar a cabo de forma continua y personalizada, ya que la información que suministra la evaluación debe servir como punto de referencia para la actuación pedagógica individualizada.
  • Hay que favorecer las aportaciones y sugerencias de los alumnos y sus inquietudes investigadoras de forma que repercutan de manera positiva en su proceso de aprendizaje. El docente debe procurar crear un ambiente de trabajo que favorezca la espontaneidad del alumno y el desarrollo de su interés por aprender.

Documentación:

Vodpod videos no longer available.
Entrevista a Alejandro Piscitelli | Ciclo de de…, posted with vodpod
(c) Antonio Serrano Sanz

Publicado en herramientas de búsqueda y aprendizaje, Redes sociales y aprendizaje | 1 Comentario

Educar en la “sociedad de la información”

Introducción: las TIC, los cambios en la escuela, etc.

¿Nuevo paradigma educativo?

“La Sociedad de la Información en España 2010”, Fundación Telefónica, ed. Ariel (versión on-line)

(c) Javier Velilla Gil

Publicado en herramientas de búsqueda y aprendizaje | Deja un comentario

Retos educativos de internet

Me preparo para escribir esta entrada en un blog y siento la necesidad de documentarme. No me muevo de mi asiento, simplemente abro otra pestaña en el navegador y empiezo una búsqueda en ERIC (www.eric.ed.gov), con lo que accedo nada menos que a la base de datos educativa del gobierno americano. Planteo mi pregunta sobre estrategias de búsqueda en internet, y para no verme desbordado por la información limito los resultados deseados a los artículos cuyo texto sea totalmente accesible: 131 entradas. Me mareo al pensar cuánto habría tardado en hacer esto mismo hace unos años, desde la biblioteca de cualquier Universidad.

No cabe duda de que el acceso a la información que proporciona internet es un magnífico recurso educativo, pero como todo recurso su uso plantea plantea retos y dificultades, y presenta limitaciones. Nos gustaría tratar de contribuir a esclarecer algunas de ellas.

¿Cuáles son los mayores problemas educativos que plantea internet? Desde nuestro punto de vista, la red presenta ciertos inconvenientes derivados del propio modo en que contiene la información:

  1. La multiplicación de la información: la red contiene una cantidad ingente de datos, absolutamente inabarcable por mucho tiempo que nadie dedique a ello. Entre toda esta información la proporcionada a través de los canales educativos formales parece perder su posición de privilegio para convertirse en “una fuente más”. Esto afecta, en formas diferentes, a profesores y alumnos. Para los alumnos, el conocimiento transmitido por las instituciones educativas pierde valor, más aún cuando aparece como desvinculado de la realidad en la que se mueve habitualmente. Para los profesores, se plantea la disyuntiva entre “estar” o “no estar” en internet, estableciéndose una clara dicotomía entre quienes se dedican a ubicar sus materiales en internet y quienes le dan, ostensiblemente, la espalda a este recurso.
  2. El caos en la información: en relación con la abundancia de información, acaba por producirse un exceso, y la confusión entre información y ruido. La red mezcla, sin distinción, fuentes fiables y poco fiables, y quienes no tienen herramientas para distinguirlas corre el riesgo de confundir unas con otras, y de utilizar la información basándose en criterios poco válidos. Aunque es una pura casualidad, resulta curioso que la “enciclopedia” tradicional, cuyo propósito era cubrir “el círculo” del conocimiento, haya sido sustituida en las preferencias de los demandantes de información por la “wikipedia“, cuyo nombre, desde el punto de vista etimológico, significa “conocimiento rápido”. ¿Se podrá decir que la wikipedia es al conocimiento lo que la comida rápida es a la comida?
  3. La aparente facilidad de acceso a la información, que lleva a pensar que cualquiera puede utilizar, directamente, la información disponible en la red. El desarrollo, posiblemente poco meditado, de una pedagogía basada en el uso de la búsqueda directa de información en internet se ha topado, inopinadamente, con dificultades considerables. Es probable que los problemas se deban a que se está esperando de los alumnos que utilicen capacidades cognitivas que aún no han desarrollado, y para las que no han sido formados explícitamente.
  4. Consecuencia de todo lo anterior, el riesgo de que las diferencias de acceso a internet, la aparición de una “brecha digital interna” entre quienes tienen estrategias y recursos para utilizar internet como herramienta de acceso a la información y quienes carecen de dichas estrategias.

Francisco L. Alda

Publicado en herramientas de búsqueda y aprendizaje | Deja un comentario

Comenzamos: ¿redes sociales y nuevo modelo de escuela?

Los institutos de los profesores

La clase idealizada por los alumnos

Tradicionalmente nuestros institutos y colegios eran los motores de la formación académica, los lugares en los que se aprendían los saberes dispuestos por los currículos como relevantes para el aprendizaje escolar. Se puede decir que en los edificios escolares lo relevante eran las aulas y el resto de los elementos constructivos se disponía como complemento (laboratorios, aulas de informática, etc.) o como lugares de tránsito.

Desde los años setenta la innovación pedagógica se orientó a incorporar nuevas aulas (uso habitual de los laboratorios, gimnasios de dimensiones y dotación adecuados, aulas de música, aulas taller…) y a introducir el mundo exterior en el propio aula (estudio de la realidad o del contexto). Las corrientes más innovadoras tendían a convertir espacios exteriores en aulas. Todas estas posiciones tenían algo en común: los centros escolares se entendían como los motores del aprendizaje y el profesor como el piloto del mismo.

El constructivismo no alteró sustancialmente este modelo: el alumno se convertía en agente de su propia formación, pero el profesor seguía siendo el “mediador”-programador de la misma, y el aula y el centro escolar el espacio formativo por excelencia.

Hasta tal punto eso ha venido siendo así, que las autoridades, los padres y la sociedad, en general, han venido cargando a la escuela de nuevos cometidos: enseñar educación sexual, formar en educación vial o en hábitos de vida sanos, en costumbres dietéticas, etc. Parece como si, la familia y la propia sociedad encomendasen por entero toda la formación a la escuela. Toda esta ingente y, a nuestro entender, inapropiada tarea convertía a los institutos y colegios en los monopolizadores de la formación de los adolescentes, en los responsables de la misma.

El grado de desarrollo de la Sociedad de la Información actual ha llevado a impactar ya notablemente en muchos ámbitos y sectores. En el terreno de las relaciones sociales, las nuevas formas de comunicación están haciendo que tengamos una vida digital cada vez más intensa y que además ésta pueda ser realizada en movilidad. Ahora más que nunca es muy fácil mantener el contacto con las personas que nos importan y los nuevos medios están transformando la forma en que desarrollamos y fomentamos esas relaciones personales” (La Sociedad de la Información en España en 2010 (2010), col. Fundación Telefónica, ed. Ariel)

¿Qué está cambiando? Mientras todo esto sigue sucediendo y la administración, al amparo de nuevos conceptos ideológicos, como “la integración de la diversidad social y cultural” o “la conjugación de la vida laboral y la vida escolar”, sigue encomendando a colegios e institutos nuevas tareas, los alumnos y alumnas adolescentes les están asignando una función totalmente diferente, como lugares de relación social, en los que las actividades formativas son una excusa, un peaje que hay que pagar para poder estar juntos, para relacionarse, para llevar a cabo una vida social pública. Mientras tanto, las aulas están perdiendo terreno, los cincuenta o sesenta minutos de clase están perdiendo la importancia que tenían y la están ganando las horas entre clase y los recreos. Los pasillos y los patios están ganando la partida a las aulas. No cabe la menor duda de que los alumnos que obtienen resultados académicos buenos en el sistema formativo son aquellos que son capaces de asignar un valor adecuado a lo que se hace en las aulas.

Los resultados de esta situación y de estas respuestas son desalentadores. Al menos, los resultados académicos: el fracaso escolar se está convirtiendo en un fenómeno estructural, los problemas conductuales se multiplican y los regímenes disciplinarios se convierten en la única herramienta educativa valorada como eficiente por una amplísima mayoría de profesores, por los “padres y madres responsables” y por la minoría de alumnos que cumple adecuadamente con los objetivos académicos. Pero sucede algo aún mucho peor: en los colegios e institutos la formación académica es cada vez menor y peor. Es como si la fuerza de los hechos se estuviese imponiendo a la voluntad de mantener el modelo del pasado: los colegios e institutos están perdiendo la batalla en la organización del espacio educativo, están dejando de ser progresivamente los motores de la formación, los pasillos se están adueñando de las aulas.

Es ilustrativo el éxito que están teniendo entre la audiencia adolescente las teleseries que desarrollan su argumento en institutos. Los profesores, en su mayor parte, no identifican sus aulas con las de estas teleseries, no ven reales las situaciones y conflictos que en ellas se plantean, no creen que la realidad de la educación sea esa, pero al alumnado las sigue con fruición, y presiona para que sean vistas en sus hogares, consiguiendo elevados índices de audiencia. Es sintomático que los fragmentos de las mismas colgados en Youtube sean los más visitados o que sean los más vistos en las plataformas de “streaming”, que son lugares de la red donde prima el usuario adolescente y juvenil.

Pero ¿qué tiene que ver todo esto con las TIC? Nosotros creemos que bastante.  Los últimos años han sido los del desarrollo en Internet de las redes sociales, especialmente entre los usuarios adolescentes y jóvenes. De hecho, la mensajería y estas redes (destaca el fenómeno de tuenti) son los principales usos que estos fragmentos de edad dan a la navegación, a los que dedican más tiempo, superando ya al dedicado a juegos y videoconsolas.

Las redes sociales se han convertido en un nuevo lugar de interrelaciones personales, ajeno a la familia y a la escuela. Estas redes  facilitan y multiplican los contactos interpersonales, a la vez que aseguran un alto nivel de intimidad. Es por ello, que los  y las jóvenes las han elegido como medio de comunicación en un momento de sus vidas en el que están formando la imagen que quieren dar de sí  mismos, en el que están formando su personalidad en función de las interacciones que se producen con su contexto social. Sólo por eso ya es necesario:

  • Conocer y evaluar el peso que estas redes están ejerciendo en la formación de nuestros alumnos.
  • En qué medida ese “nuevo” formato de comunicaciones está condicionando cambios en la forma de intercomunicarse y de resolver los problemas de la adolescencia. Pensamos que no pueden analizarse los problemas de aprendizaje sino se hace en el marco de la formación de la personalidad de los que están aprendiendo.
  • Pero lanzamos como hipótesis que hay un tercer aspecto muy relevante: el creciente peso de las redes sociales como medio de intercomunicación del alumnado en su vida privada (no es necesario destacar que en la adolescencia el ámbito de lo privado cobra una especial importancia, y que esas redes aseguran una alta privacidad), creemos que está dando lugar a cambios en los criterios que utiliza ese colectivo para determinar la relevancia y la objetividad de la información. Si tradicionalmente eran la familia y la escuela los encargados de establecer los criterios de lo útil e importante, ahora puede estar apareciendo un nuevo asignador: la red. Precisamente de la importancia que la misma está cobrando en la vida del alumno se puede estar produciendo una transferencia de valor hacia otros ámbitos, dejando a la familia y a la escuela como instituciones representantes del pasado, formadoras en valores, conocimientos y procedimientos que no están estrechamente relacionados con lo que está sucediendo en los complejos y fundamentales procesos de formación de la personalidad del alumno/a. Esta relevancia de las redes está viniendo acompañada del establecimiento de un nuevo sistema de valores que se sustenta sobre el criterio principal de que “lo que está en la red, es, mientras que lo que no lo está tiene una importancia relativa”. Se trata de una asignación de objetividad y relevancia nueva, por la cual lo que es compartido o mayoritariamente aceptado cobra esos valores, y la corroboración de los mismos se establece en función de la “utilidad” que eso tiene para resolver los problemas que se plantean al alumno, entre los que se encuentran los problemas escolares.

Para leer un artículo completo del autor sobre el tema, pulse aquí

Para visualizar una presentación sobre el tema, pulse aquí

(c) Javier Velilla Gil

Publicado en Redes sociales y aprendizaje | 1 Comentario